Motivos para ir a Menorca en invierno. ¿Nos acompañas? Skip to Content

Motivos para ir a Menorca en invierno

Los tiempos están cambiando. Ya lo dijo Bob Dylan hace unos cuantos años. Y ni las bicicletas son exclusivamente para el verano, ni las vacaciones se cogen únicamente durante los meses más calurosos del año. Disfrutar de unos días de asueto durante el invierno es, hoy en día, uno de los lujos que nos podemos permitir para poder gozar de una manera más sosegada, relajada y diferente de nuestro tiempo libre. Y como no, Menorca, es uno de los destinos más recomendables para ello. ¿Nos acompañas?

Son muchos los motivos para ir a Menorca en temporada baja, y quizá sea la ausencia de turistas el principal. Evitar la masificación es casi un deber para poder disfrutar con la calma y la tranquilidad que esta isla puede proporcionarte. Pasear por la costa, bajar hasta una de esas calas de película donde poder sentirte como un auténtico Robinson Crusoe o acercarte hasta la orilla del mar para descalzarte y comprobar que la temperatura del agua en invierno no está tan fría como imaginas.

Continuamos el listado de planes con un poquito de ecoturismo. El Camí de Cavalls es una ruta de origen medieval desarrollada por los ingleses para comunicar las torres de vigilancia de la isla. Son 185 km divididos en 20 etapas que en invierno lucen en todo su esplendor. Déjate guiar por el tiempo para escoger bien un tramo de los que bordea la costa, bien una de las etapas de interior. Sin duda un buen motivo para ir a Menorca en invierno, ya que la temperatura mínima de la isla raras veces baja de los 10 grados.

Menorca en invierno, Camí de Cavalls

Y aunque viajar en otras estaciones como el otoño también es recomendable, es principalmente en invierno cuando se puede comprobar la riqueza ornitológica que «habita» en S’Albufera des Grau mediante el birdwatching, ya que esta estación coincide con el comienzo de la invernada de muchas especies procedentes de Europa y África, y Menorca está situada en medio de una de las principales rutas migratorias de aves. Aprovecha también la visita a este parque de más de 5.000 hectáreas para comprobar la increíble biodiversidad animal y vegetal de la isla.

¿Y qué tal un paseo por los principales núcleos urbanos de Menorca sin aglomeraciones? Mahón, su puerto, su centro histórico y su fortaleza, junto con la catedral y el Castillo de San Nicolau en Ciudadela, son imprescindibles en cualquier época del año. Recorre sus calles sin ruido, sin empujones, a tu ritmo, y entra también en alguna de las galerías de arte que encontrarás durante tu tranquilo paseo. Y de los núcleos de población actuales más importantes saltamos en el tiempo y viajamos hasta la Naveta des Tudons y la Torre d’en Galmes, los restos de dos poblados prehistóricos donde el silencio y la tranquilidad que allí se respiran en invierno son muy diferentes al ruidoso ambiente de la época estival.

Menorca en invierno, Mahón

Es también en invierno cuando los planes «indoor» cobran todo el sentido del mundo. Visitar una fábrica como Gin Xoriguer en Mahón -la ginebra menorquina por excelencia y probablemente la primera que se elaboró en el Mediterráneo- es obligatorio para conocer de primera mano cuál es el método de destilación artesanal de esta típica bebida y poder descubrir que el sabor de Menorca puede condensarse en el interior de una botella verde. También pasaremos por la Finca Subaida en Es Mercadal para aprender cómo se elabora el queso de Mahón, el único con Denominación de Origen Protegida en todas las Islas Baleares, con visitas guiadas los lunes, miércoles, viernes y sábados a las 12 de la mañana.

Y de estas citas con las que ya hemos abierto el apetito saltamos directamente a degustar en primera persona los manjares que preparan con esmero en algunos de los mejores restaurantes de la isla y que también están abiertos fuera de temporada. Hemos amasado un póker de sabrosísimos ases formado por Sa Pedrera d’es Pujol, S’Amarador, Es Cranc y Ca N’aguedet (cada uno en una punta de la isla). Y un apunte culinario más: durante los meses de frío el miércoles es el día por excelencia del cocido menorquín (el «Brou»), y en febrero varios restaurantes elaboran menús especiales gracias a las Jornades Gastronòmiques del Peix. Dos planes más para chuparse los dedos.

Así pues, naturaleza, historia, cultura y gastronomía se dan la mano y hacen que nos sobren los motivos para ir a Menorca fuera de temporada y disfrutar en modo «slowtravel» de nuestros días libres.

 

schönsten Häfen von Menorca

Los puertos de Menorca con más encanto: joyas del Mediterráneo

Se dice que es difícil conocer el pasado y el presente de una isla como Menorca sin conocer sus puertos. Bien sean naturales o construidos por el hombre, os proponemos esta visita guiada a los puertos de Menorca con más encanto. Puerto de Mahón Es, sin duda, uno de los mejores lugares que ver en […]

Back to top