Cultura Talayótica: de las navetas a las taulas Skip to Content

Cultura Talayótica: de las navetas a las taulas

La historia de Mallorca y Menorca se encuentra escrita en grandes rocas de piedra que sostienen antiguos y extraños monumentos que construyeron, hace 4.000 años, los descendientes de los primeros habitantes de las islas. Esta civilización desarrolló una cultura propia que no se ha encontrado en ninguna otra parte del mundo y que se conoce como cultura Talayótica.

La leyendas y las curiosas construcciones evocan un pasado mágico y misterioso; esto, además, se ve acentuado por el hecho de que no se sabe demasiado sobre esta civilización. A pesar de que sus huellas han llegado casi intactas a nuestros días es difícil descifrar el sentido o el uso exacto de muchas de ellas.

Sus vestigios aparecen en forma de talayots, taulas y navetas construidas en bellos paisajes, dominados por el sol y el mar de fondo. Los primeros de la lista, de los que toma el nombre la cultura, son los elementos más emblemáticos y numerosos (más de 500 repartidos entre Mallorca y Menorca). Los talayots son torres de piedra que, aparentemente, tenían fines defensivos.

Por otro lado, las taulas y las navetas son únicas en todo el mundo y exclusivas de la cultura Talayótica. Las primeras consisten en una gran piedra tallada hincada en el suelo, rematada con otra semejante y en posición horizontal. Su visión es espectacular, ya que la enorme piedra horizontal parece hacer malabarismos a alturas de hasta 5 metros. Su significado es incierto, así como su uso, pero se cree que tenían un carácter religioso ya que normalmente se encuentran en el centro de edificaciones que recuerdan a templos.

Las navetas, por otro lado, están construidas con enormes bloques de piedra en forma de nave invertida. En este caso, sí se sabe que se emplearon sobre todo con una finalidad funeraria y en algunas de ellas se han encontrado pulseras de bronce, botones de hueso y cerámica.

Menorca: 2 yacimientos por kilómetro cuadrado

Mallorca es una especie de museo al aire libre donde se han localizado más de 300 asentamientos. En ella destaca el talayot de Sa Clova d’es Xot, uno de los ejemplos más bellos y mejor conservados; el conjunto de Capocorb Vell, que todavía guarda restos de fortificaciones; el poblado de Son Fornés o el de Ses Païses que data de 1.300 a. de C. y fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1946.

Sin embargo, la densidad de yacimientos de Menorca la convierte en un paraíso arqueológico. La isla ocupa una superficie de 700 Km2 y cuenta con 1.574 yacimientos; esto significa que hay 2 monumentos por kilómetro cuadrado. Prácticamente todos están catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC) pero hay 32 que postulan a convertirse en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El monumento más emblemático de Menorca es la Naveta des Tudons, no sólo por su excelente estado de conservación sino porque además este tipo de construcciones sólo se ven en Menorca. También resulta impresionante la taula del poblado talayótico de Torralba d’en Salord, la más alta de la isla con 5 metros de altura.

navetas-islas-baleares.jpg

Además, merecen una visita, y por eso han sido seleccionadas para optar a Patrimonio de la Humanidad, el poblado de Torre d’en Galmés, uno de los más extensos de baleares; el de Son Catlar, con una maravillosa muralla; el de Talatí de Dalt, con una bonita taula; y el de Trepucó, con muchísimas edificaciones que ver.

Estas construcciones dibujan una idea sobre cómo vivían los primeros pobladores de Mallorca y Menorca. Sus huellas transmiten una cultura compartida en ambas islas, basada en la ganadería, la agricultura y también en el arte en forma de maravillosas edificaciones de piedra.

Después vinieron los romanos, las invasiones de vándalos, bizantinos, árabes; la cristianización, el pillaje pirata, las conquistas… Y a todo ello ha sobrevivido la cultura talayótica, haciendo pervivir el testimonio de los ancestros de los mallorquines y menorquines en sus toscas edificaciones.

No viajes como un guiri, ven a Mallorca como un auténtico mallorquín

Quiero la guía
Back to top