Cómo proteger a los niños del sol durante el verano Skip to Content

Cómo proteger a los niños del sol durante el verano

La playa y la piscina son los lugares preferidos de los niños para pasar del verano. Es el lugar perfecto para jugar y para estar fresquitos; sin embargo, normalmente están muy expuestos a los rayos del sol y al calor. Comienza aquí una misión difícil pero totalmente necesaria: proteger a los niños del sol durante el verano.

Los pequeños tienen la piel mucho más sensible que los adultos; por eso, es muy importante protegerlos correctamente. No sólo debemos aplicarles una buena capa de crema solar; sino que también hay tener en cuenta otra serie de precauciones para evitar quemaduras e insolaciones. Si somos cuidadosos, los niños podrán jugar al sol durante horas sin correr ningún riesgo. Presta atención a estos consejos para proteger a los niños del sol este verano.

Aplícale un buen protector solar infantil

Es un básico y un elemento imprescindible para cualquier actividad al sol. Sin embargo, no basta con aplicar cualquier crema. Es importante buscar un fotoprotector que reúna estos requisitos:

  • Protector infantil: ha de ser una crema pensada específicamente para los más pequeños. A falta de uno de este tipo, siempre es mejor usar uno de adultos pero no debe de ser la norma habitual.
  • Filtros físicos: es importante que la crema esté formulada con filtros físicos, estos actúan a modo de pantalla impidiendo que el cuerpo absorba la radiación solar. Son más difíciles de extender y dejan una película blanca sobre la piel, pero son mucho más efectivos.
  • Amplio espectro: para obtener una protección máxima, el fotoprotector debe de ser de amplio espectro. Es decir, protegerá al niño de los rayos UVA y UVB.
  • Alto factor de protección: cualquier crema para niños ha de tener un SPF 30 o superior.
  • Textura grasa: penetra mejor en la piel y la crema resulta mucho más eficaz.

Después, aunque te parezca misión imposible, debes aplicar el fotoprotector correctamente. Hazlo de la siguiente forma:

  • Media hora antes de la exposición solar.
  • Con generosidad y abundancia.
  • Y por todo el cuerpo; incluidas orejas, nuca y pies.

Por último, vuelve a aplicar la crema cada dos horas; sobre todo si el niño se ha bañado o ha sudado mucho.

Vístele con ropa anti-UV

La mejor protección para los niños es aquella que crea una barrera física entre los rayos del sol y la piel. Es el caso de la ropa anti-UV que ofrece el nivel máximo de protección solar (UPF50+). Existen gorras, camisetas, pantalones y bodys completos que están hechos con tejidos que bloquean el 98% de los rayos UVB y el 95% de los rayos UVA.

Estos se pueden mojar, son ligeros, transpirables y secan muy rápido. Solo tendrás que aplicar crema en las zonas que queden al descubierto: cara, orejas, nuca, piernas, manos y pies.

Ponle gafas de sol

El sol también puede producir daños oculares en los más pequeños, por lo tanto es conveniente protegerles durante exposiciones prolongadas. Por tanto, si tu niño va a estar todo el día al sol ¡ponle gafas! Seguro que le hará ilusión llevarlas y parecerse a los mayores.

A la hora de elegir unas exige estos requisitos:

  1. Homologación fiable.
  2. Protección 100% de los rayos UV.
  3. Índice de protección 3 o 4 (son los más fuertes, recomendados para niños).
  4. Cobertura de los ojos en su totalidad, sin dejar huecos.
  5. Irrompibles o altamente resistentes.

Evitad las horas centrales del día

Entre las 12 y las 17 horas es mejor que os quedéis a la sombra ya que durante esa franja horaria la radiación solar es más peligrosa.

Utilizad iglús

Las sombrillas también valen, pero los iglús ofrecen mayor protección contra el sol. Además, como se extienden por el suelo evitarás el reflejo del sol sobre la arena o la hierba. Por cierto, estas son las mejores playas para ir con niños. ¡Échales un vistazo!

Protegeros aunque esté nublado

Las nubes no son un obstáculo para los rayos solares; por lo tanto, también corréis el riesgo de sufrir quemaduras.

Bebed mucha agua

Es la mejor forma de manteneros hidratados y evitar insolaciones o golpes de calor.

Siguiendo todas estas recomendaciones sabrás proteger a los niños del sol y darles ejemplo. Sólo tenemos una piel y esta tiene memoria, así que cuidad de ella juntos.

Por cierto, si necesitas más consejos para ir a la playa con niños no te pierdas este artículo.

Guia Mallorca

No viajes como un guiri, ven a Mallorca como un auténtico mallorquín

Dame la guía
Back to top