7 posturas de yoga perfectas para practicar en la playa Skip to Content

7 posturas de yoga perfectas para practicar en la playa

El yoga representa la unión del cuerpo con la mente, el equilibrio y la estabilidad. Esta práctica milenaria permite alcanzar un estado de tranquilidad, sosiego y concentración. Los movimientos lentos y acompasados con la respiración consciente provocan una sensación agradable y de relajación.

Las vacaciones son el momento perfecto para iniciarte en el maravilloso arte del yoga. Te ayudará a desconectar y olvidarte del estrés y las preocupaciones diarias. Puedes practicarlo en cualquier sitio, sea cual sea tu condición física.

Sin embargo, si vas a pasar tus vacaciones al lado del mar te recomendamos que utilices la playa para hacer tu rutina de yoga. Si no tienes una esterilla especial, una toalla será suficiente para que puedas realizar las posturas sobre la arena.

El aire fresco del mar limpiará tus pulmones, el sonido de las olas te invitará a concentrarte y los rayos del sol te ayudarán a producir vitamina D (no olvides echarte protector solar). El suelo inestable, a base de arena, pondrá a prueba tu equilibrio.

Presta atención y pon en práctica estas posturas durante tu rutina de yoga en la playa.

Meditación

No es una postura de yoga exactamente, pero es la forma perfecta de empezar la práctica. Siéntate y respira. Siente la brisa, el sonido del mar y deja que el aire entre y salga de tus pulmones con normalidad. Date unos cinco minutos, aproximadamente, para alcanzar este estado de calma.

practicar yoga en la playa, meditación

Estiramientos laterales

Para activar el cuerpo conviene hacer algunos estiramientos. Sentado, apoya el antebrazo en el suelo (con el dorso de la mano hacia abajo) y lleva el otro brazo hacia arriba, recto y en tensión. Estira todo el lateral del cuerpo. Haz lo mismo con el otro brazo.

Postura de la barca

Sentado, con las piernas estiradas y pegadas al suelo, inclínate hacia atrás mientras elevas las piernas. Una vez estés cómodo en la postura, extiende también los brazos hacia delante. Tu cuerpo quedará como un triángulo sobre el suelo.

Con esta postura, los brazos y el estómago se activan para conseguir un equilibrio firme.

El perro mirando hacia abajo

Es una figura clásica de yoga que te sirve para estirar, sobre todo, la espalda. Entra en la postura estando de rodillas con las manos en línea con los hombros y las rodillas con las caderas. Coge impulso y levanta las caderas a la vez que estiras las piernas. Pon fuerte los brazos e intenta apoyar los talones en el suelo. Relaja la cabeza y deja que caiga hacia el suelo.

postura-perro-hacia-abajo-yoga

El guerrero I

Con los pies juntos, da una amplia zancada hacia atrás mientras flexionas la rodilla de la pierna delantera en un ángulo de 90 grados. Es importante que la rodilla no sobrepase el pie. Pon fuertes las piernas, sube tus manos hacia el cielo e inclínate ligeramente hacia atrás. Respira profundamente, con normalidad.

practicar yoga en la playa, El Guerrero I

El guerrero II

Esta postura es una variación de la anterior. Abre las piernas hasta que los pies queden a un metro de distancia. Levanta los brazos paralelos al suelo con las palmas de las manos mirando hacia abajo. Coge aire y vete doblando poco a poco la rodilla delantera. Si puedes, inclina tu cuerpo hasta tocar con el dorso de la mano la pierna adelantada. La otra mano dirígela con energía hacia el cielo. Es importante que todo el cuerpo se encuentre en un mismo plano, sin adelantar las caderas.

El árbol

Pon a prueba tu equilibrio con la postura de árbol. Ponte de pie con la espalda erguida, respira y comienza a levantar un pie para colocarlo formando un triángulo con el muslo derecho. Después, junta las palmas de las manos y levántalas por encima de la cabeza. Mantén el equilibrio durante unos segundos y repite lo mismo con el otro pie.

practicar yoga en la playa, El arbol

Cuando hayas terminado la práctica medita de nuevo otros cinco minutos. Por último, todavía en posición de meditación, lleva las palmas de tus manos juntas hacia el corazón, coge aire y emite un “ooooooommmm” vibrante y profundo. ¡Namasté!

Guia Mallorca

No viajes como un guiri, ven a Mallorca como un auténtico mallorquín

Dame la guía
Back to top