Consejos para ir a la playa con niños - TRAVEL LOST Skip to Content

Consejos para ir a la playa con niños

El verano es para disfrutar del sol, de la playa, del agua… y de tus hijos. Sí, tus hijos. Aunque te parezca una combinación más peligrosa que la de un cóctel mólotov, si te organizas bien puedes llegar a pasar unas vacaciones maravillosas al lado del mar y en familia.

Convertirte en padre o madre no significa que debas renunciar a estar moreno en verano, a pasear por la orilla o a nadar en el mar. Al contrario, si te gusta hacerlo, debes buscar la forma de disfrutar de tus aficiones en la compañía de tus pequeños.

Pero seguro que se te vienen a la mente esos padres sudorosos que arrastran por la arena el carrito del niño, cargado de bártulos y con 100 kilos de sobrepeso; o las madres que, en lugar de tomar el sol tranquilamente como antaño, se pasan el día gritando desde la orilla “¡¡no te metas más adentro!!”.

Sí, todo eso es verdad. Pero no te tiene porque ocurrir a ti; de hecho, muchos padres han encontrado la fórmula perfecta para disfrutar de un día de playa con niños. ¿Quieres saber sus trucos? ¡Sigue leyendo!

Ser madre es una aventura – Sus imprescindibles

Tres niños y seis años de prácticas le han dado la experiencia suficiente para saber cómo salir airosa de un día en la playa. Sus trucos son:

Llevar una piscina hinchable

“Los más pequeños pueden chapotear en el agua tranquilamente, sin peligro, bajo la sombrilla y a vuestro lado; pero es que para los mayores también es un foco de diversión ya que les permite jugar y experimentar con la arena y el agua sin necesidad de tener que irse a la orilla, a pleno sol y probablemente alejados de vuestro campamento base”.

Unas botellas de plástico pueden salvarte el día

Llévales vacías y en la playa llénalas en una fuente. El agua te será de mucha utilidad si le entra arena en los ojos a tu hijo, si necesitas limpiarle las manos para merendar o cuando recojáis para iros a casa. “Un buen chorro de agua de las botellas que previamente habréis llenado, soluciona cualquier problema”, dice la mamá bloguera.

Toallas, las justas

Es poco probable que puedas estar al sol más de 15 minutos seguidos, así que no tiene sentido que cargues con muchas toallas. Lleva una esterilla para ti y dos toallas, como mucho, que no debes sacar de la bolsa para que no se manchen. Estas utilízalas solo para secar al niño. ¡Aligera peso!

Abandona el carrito

“Un artilugio absurdo cuando estás en la orilla del mar”. Opta mejor por un portabebés o si el niño es más mayor, si necesita dormir, puedes acomodarlo directamente en una esterilla bajo la sombrilla.

No soy una drama mamá – El secreto de todo: sin pañal y a loco

Esta madre no hace un drama cada vez que planea una escapada a la playa con sus tres hijos; al contrario, Carmen aprovecha la “incursión” para disfrutar durante todo el día del sol y del mar.

Su experiencia le ha valido para entender una regla básica: el niño, mientras esté en la playa, está mejor sin pañal. “Aprendimos que, cuando gatean, el pañal se llena de arena y les deja el culo como un tomate así que, si hay escape, se recoge y está. Con el pañal llegan, duermen y se van; el resto del tiempo, al libre albedrío”, explica.

Bebés y más – Su mantra: dejarles experimentar

Uno de los problemas a los que a veces se enfrentan los padres es que a sus hijos no les guste la arena, o el agua… Lo mejor, según esta mamá, es dejarles experimentar por sí mismos estos nuevos elementos.

Y con paciencia, explica. “¡A la boca nooooo!, se suele escuchar en la playa cuando hay bebés jugando con la arena. En cualquier caso, no suelen repetir menú, así que tal vez no esté tan mal que les dejemos experimentar… ¡y también con las algas! Es el mejor modo de que le pierdan el miedo a lo que, de momento, les es desconocido”.

Con estos trucos estaréis listos para afrontar vuestros días de sol con niños y salir airosos. Con su compañía, podréis volver a la infancia saltando olas y construyendo castillos de arena. La playa será ahora un lugar de juegos y diversión pero disfrutaréis enormemente viendo a vuestros hijos descubrir un nuevo paraíso.

No viajes como un guiri, ven a Mallorca como un auténtico mallorquín

Quiero la guía
Back to top