Cómo viajar con un bebé y ser feliz en el intento - TRAVEL LOST Skip to Content

Cómo viajar con un bebé y ser feliz en el intento

Son vuestras primeras vacaciones como padres primerizos y os asaltan las preocupaciones. Seguramente se os pongan los pelos de punta pensando en cambios de pañal en primera línea de playa, en biberones a deshora en la cola del museo y en un bebé que no pega ojo ni deja de llorar durante hora y media de vuelo.

Que nada de esto os aleje de vuestro destino soñado de vacaciones. Muchas de estas situaciones pueden darse cuando viajas con un bebé; sin embargo, también disfrutaréis con él y aprendereis a ver cada lugar con otro ojos (los de un niño).

Así que dejad a un lado las preocupaciones porque viajar con un bebé es posible. De hecho, existen muchos viajeros que no dudan en vivir cientos de aventuras acompañados de sus hijos.

Os presentamos a algunos de ellos y os compartimos sus trucos para viajar con bebés y ser felices en el intento.

La paciencia es la madre de todos los viajes con niños – El Pachinko

Pau García es periodista de viajes, bloguero y padre de dos niños. Teo y Oriol se han convertido en sus compañeros de viajes y también en protagonistas de su blog, El Pachinko.

Por su experiencia dice que “está muy bien salir de casa con todo planificado al milímetro, pero los niños son completamente impredecibles. Hay situaciones en las que el cansancio, la curiosidad o simplemente el aburrimiento harán que tus hijos se salgan por la tangente”.

En esos momentos, insiste Pau, es muy importante mantener la calma y saber reconducir la situación.

Viaja ligero, viaja mejor – Makuteros Family Run

Antonio y Sara han recorrido junto a sus dos hijas el continente asiático desde China hasta Australia y después desde Ecuador hasta Perú. En todos esos kilómetros descubrieron que la clave de los papás mochileros es viajar ligeros de equipaje.

¿Los motivos? “Es importante para poder moverse de manera ágil, tener algún brazo libre para poder coger de la mano a los niños cuando sea preciso y que los traslados no se conviertan en una auténtica mudanza”.

Además aconsejan que, cuando sean un poco más mayores, cada niño lleve su propia mochila para que aprendan a ser responsables de sus cosas.

Hazte experto en minimizar riesgos – My Family Passport

Sandra es una madre catalana que no ha hecho más que viajar tras la llegada de cada uno de sus tres hijos. Defiende firmemente que con niños sí se puede viajar, solo “hay que hacer algunos ajustes”.

Por ejemplo, para ella es básico “minimizar las posibilidades de pasar un mal rato cuando vayamos a hacer algunas de estas actividades de máximo riesgo”; como coger un avión, hacer escalas…

Su consejo es buscar vuelos que sean directos o tenga el menor número de escalas posibles. Así como tratar que estos coincidan con las horas de sueño del niño.

Si no lo hay, llévatelo de casa – Mola viajar

A Adrián y a Gosia les encanta viajar, de ahí el nombre de su blog; y tras la llegada de Daniela han seguido disfrutando tanto o más de esta afición. Para ellos es importante hacer sentir a su hija como en casa, por eso si creen que no podrán encontrar algo en el país de destino se lo llevan con ellos.

Por ejemplo, “en Japón la fruta es muy cara y así que nos trajimos un poco de España, también pañales para los primeros días para después aquí comprar más (aunque no es fácil conseguirlos), también metimos algún potito que aquí tampoco es sencillo de encontrar y lo mismo con los chupetes que a ella le gustan”.

La hora de la siesta es sagrada – Locos por los viajes

Mari Carmen y Gustavo son dos grandes viajeros que tampoco abandonaron su pasión tras el nacimiento de su hija Iris. Así es que la pequeña, a pesar de su corta edad, ya tiene en su pasaporte unos cuantos sellos.

Para ellos es vital respetar los ritmos del bebé. “Ya no vale madrugar y salir a recorrer mundo antes de que hayan puesto incluso las calles o volver al hotel cuando han cerrado ya todo. Los horarios cambian”, explican.

“Los tiempos de los bebés son distintos y hay que respetarlos. Aunque siempre decimos que los niños se adaptan bien a cualquier situación, es importante mantener en cierto modo sus rutinas”.

Está claro que si ellos pueden, tú también. Así que no entres en pánico y organiza las próximas vacaciones con tranquilidad. Nadie mejor que tú conoce a tu bebé, así que ten en cuenta en sus costumbres y necesidades y adapta tu plan a ello.

Cuando vuelvas te darás cuenta de lo fácil que ha sido y habrás disfrutado de unos días maravillosos con tu bebé descubriendo lugares nuevos y viviendo aventuras.

Back to top